Archive for the ‘yolizmatiliztli’ Category

El Sexto Sol

May 10, 2008

.
Mexicanos, propongo arrebatar a nuestros dioses de la custodia asfixiante de los antropólogos, saquémoslos de los museos y de los libros, traigámoslos de vuelta a sus nichos en nuestras vidas, démosles el sitio de honor en nuestras casas, escribámosles poesías, cuentos, rescatemos sus leyendas hasta que se transmuten en hechos reales, visitémoslos, ¡sabemos dónde están sus moradas! identifiquémonos, entablemos un diálogo interno hasta que nos hablen, hasta que nos guíen, hasta que nos hagan el favor de hacernos reflorecer en otra primavera. Exijamos, pidamos, actuemos.

Imaginemos que tienen aun encomiendas que darnos, ¡tal vez es cierto! prestemos oídos agudos a susurros divinos, los Dioses Mexicanos necesitan ser alimentados con líquidos raros y preciosos, siempre ha sido muy refinado su gusto, quieren torrentes de pensamientos, de filosofías, de cantos, de voluntades, de movimiento.

El hombre del Anáhuac fue escogido por los dioses aztecas para asegurar que el Universo mantenga su equilibrio, que marche como es debido, que el caos se mantenga a raya y que el movimiento no cese. ¡Los dioses han despertado y están sedientos, cumplamos con nuestro destino! Si es preciso reinventémoslos, convoquemos a la creación de la cosmogonía del sexto sol, Teotihuacán está listo, somos el pueblo que tiene el lugar en donde los hombres se han hecho dioses. ¡Usemos ese espacio divino!

“Ometéotl, el Dios Nahua de la dualidad, fue considerado como el primer creador nacido andrógino (sintetiza los principios femeninos y masculinos). En la página 61v del Códice Borgia, Ometéotl es representado como un guerrero vestido con una falda y otros ornamentos femeninos, pariendo a un niño simbolizado por una cuenta de jade”.

León-Portilla, M., 2002, Myths of origin in Mesoamerica: Arqueología mexicana v. 10, p. 79-80.

Xotlatzin > sábado 10 de mayo de 2008; 10:51 hrs.

Emerson, literato y filósofo

May 6, 2008

El comentario de Vadinho en la entrada anterior (pegado abajo) descongestionó mis intenciones de empezar a publicar sobre Ralph Waldo Emerson.

“a esto nos referíamos anarkish y yo, hoy en pirrón y ayer en xotla, respectivamente. no recuerdo el año pero, ¿el plan para que méxico fuera despojado del 51% de su territorio, no fue firmado un 13 de mayo? de ahí también la cita a emerson… tal vez, la mente más brillante estadounidense, quien comenzara por estar en contra de la guerra, especialmente contra méxico, para luego sucumbir en esa tristemente célebre frase.
si sirve de algo, quiero decirle que a ustedes se los quiere, respeta y admira por sobradas razones, mientras que a “ellos” el mundo cada día se le achica más. un abrazo sudaca.” Vadinho.

Foto tomada de la página: Complete Works of Ralph Waldo Emerson.

Emerson, literato y filósofo

Tengo un amigo que estudia el posgrado en filosofía en una Universidad de Texas, cuando le pregunté sobre Emerson, el pensador norteamericano más visionario que ha dado nuestro vecino distante (USA), mi amigo enrojeció de pena y dijo: – ¡A Emerson lo tuve que aprender a título personal, lo han quitado del plan de estudios! -Confesó con bochorno.

No es de extrañarse, el 23 de abril de 1838, ocho años antes de la declaración de guerra de los Estados Unidos de Norte América a los Estados Unidos Mexicanos, Emerson escribió una carta de protesta al Presidente de los Estados Unidos Martín van Buren contra la expulsión de los indios Cherokee del Estado de Georgia, en la cual le preguntaba: -¿Es capaz de robar o de matar el gobierno norteamericano? Y cerró su carta con una advertencia: “Por muy débil que sea la víctima y poderoso el opresor, el orden natural de las cosas hace que el golpe repercuta en el agresor”.

En compañía de otros ciudadanos de Nueva Inglaterra, Emerson había censurado la anexión de Texas, la Ley Fuga de Esclavos, el trato dado a John Brown y la esclavitud como institución.

En carta dirigida a Tomás Carlyle, fechada el 13 de septiembre de 1837 y firmada en Concord, Massachusetts, Estados Unidos, Emerson dice: “-Hay en este país tan pocos eruditos, que se necesita recurrir a los servicios de toda persona estudiosa para que ponga cuanto esté de su parte a favor de la circulación del pensamiento, a fin de ofrecer un contrapeso al poder del dinero, y brindar todo el alimento intelectual que pueda a nuestra hambrienta juventud”.

Emerson sigue vigente, la juventud en este mundo sigue hambrienta de conocimientos, mi amigo el estudiante norteamericano sació su sed a pesar del “olvido” en su universidad por incluir al pensador de Boston. Norteamericanos como ellos dos, uno pensador, el otro estudiante ávido de saber, bañan de esperanza a este mundo.

Las naciones deben aprender de sus errores, las cicatrices sirven sólo para recordarnos el camino equivocado, pero la nobleza humana debe ser más fuerte que el odio y que la sed de venganzas. Fortalezcamos lo mejor de los norteamericanos porque allí está el antídoto contara lo peor de ellos mismos. ¡Leamos a Emerson, a Thoreau! recordemos su frase que enunciaba de todo corazón: “La virtud es asunto del Universo”. Yo le creo.

Libro de apoyo: Emerson, literato y filósofo; selección de sus obras: México, D. F., Editorial Limusa-Wiley, S. A., 639 p. Compilación e introducción por Mark van Doren.

Xotlatzin >
lunes 5 de mayo de 2008; 21:06 hrs.

Futuro: Cosecha de acciones

April 16, 2008

Reflexiones de la sección 1.1 a 1.3 de C. I. Lewis (1946).

El sufrir o el gozar no sólo es relativo y personal, sino merecido y justo (con sus honrosas excepciones).

Cualquier persona tiene la capacidad de adquirir los conocimientos necesarios para usarlos como elementos de evaluación con el propósito de actuar para influir sobre acontecimientos futuros.

Un ser activo debe anticiparse a las experiencias para provocarlas o anularlas (en medida de lo posible). Si éste tipo de acciones preventivas no se implementan, entonces el individuo pasivo no podrá actuar más allá de sus sentimientos y deberá resignarse a una vida de gozos y de sufrimientos arrojados sobre él por un destino azaroso y caprichoso. Si el individuo no tiene la capacidad de hacerse de tales conocimientos, o si sus conocimientos son ajenos a la realidad, entonces las consecuencias pueden resultar fatales.

Es importante diferenciar entre creencia y saber, ya que la creencia puede ser falsa y por lo tanto ser contraria a la esencia del saber, es decir, a la verdad.

Muchas veces nos sentimos irritados cuando alguien nos cuestiona sobre algo y no podemos dar fácilmente una respuesta correcta, tal situación pone en evidencia ante nosotros mismos la posibilidad de que nuestras decisiones estén sustentadas en premisas inseguras; éstas personas inquisitivas son positivas para nosotros ya que garantizan un control de calidad en la consistencia de los argumentos que usamos frecuentemente para tomar decisiones.

Si logramos neutralizar la reacción de nuestro ego lastimado e ignorar nuestro amor propio caído cuando no sabemos qué responder a algunas preguntas, entonces descubriríamos que a menudo entre más seguros estamos de lo que creemos saber, más trabajo nos cuesta el poder precisar lo que queremos decir y el cómo es que lo sabemos. El saber no es una categoría descriptiva sino normativa: demanda exactitud.

La próxima vez que alguien te pregunte:

1. ¿Cómo lo sabes, en qué se basan tus creencias para que sean verdaderas?

2. ¿Qué quieres decir, cuáles son las evidencias de lo que dices?

Ponte alerta, porque si no puedes contestar a una de estas dos preguntas se entenderá implícitamente (sin necesidad de decirlo) que te has retractado de tus aseveraciones.

No te sientas agredido, reflexiona y piensa que el inquisidor al retarte a dar explicaciones que no sólo sean convincentes, sino exactas y apegadas a la verdad, te hace el favor de afinar tus mecanismos de evaluación para poder planear acciones que de alguna manera repercutirán en tu futuro. Se vale decidir sufrir, ¿por qué no? Lo que es importante es el tener consciencia del desenlace al que nos conducirán nuestras propias acciones.

Hace unos años un vecino, entrado en sus sesentas, caminaba descalzo y en calzoncillos por el estacionamiento de la unidad habitacional en la que vivíamos -¡Ayúdenme por favor! –Gritaba restregándonos su incomodidad por el estado psicológico en qué se encontraba. Mi amigo D. se asomó y dijo tajantemente: – ¡Mira la cosecha de una vida saturada de malas decisiones! Todavía se me erizan los pelos cuando recuerdo esa frase en sincronía con el lamento.

“..es con los actos como respondemos siempre, y también con los actos preguntamos.”
José Saramago en El año de la muerte de Ricardo Reis.

Lewis, C. I., 1971, An analysis of knowledge and evaluation: The Paul Carus Lectures: La Salle, Illinois, Open Court Publishing Co., 568 p.

Xotlatzin >< :>

martes 15 de abril de 2008; ~23:00 hrs.

¿Por qué Russell cae tan mal?

March 1, 2008

Russell siempre ha sido el filósofo que levanta más pasiones. El amor y el odio que levanta alcanzan dimensiones épicas. Estas valoraciones sobre el filósofo dicen mucho de quien las sostiene, como veremos más adelante.

Este artículo está escrito, como el título indica desde la perspectiva del odio. Esta es una perspectiva poco popular. Aparte de que la gente sólo puede odiar legítimamente a Hitler y a Pinochet (¿por qué no a Stalin y a Castro?) existen dos razones más sobre la impopularidad del odio a Russell:

1) Russell es el Espíritu Santo de los autores filosóficos. Aparte de su ingente producción de libros (¿sólo paraba para dormir?) el susodicho, por razones que se me escapan, es El Predilecto de los editores de libros de baratillo y de sus consumidores. Lo reconozco, en mi casa hay como diez libros de Russell. El consumidor de baratillo compra lo que hay – Russell- y cuando le da el empacho ya es demasiado tarde.

2) Existe la opinión de que Russell tiene dos vertientes, la seria y la popular. Como el Russell que se ataca, en la mayoría de los casos, es el popular, los defensores del interfecto se refugian en su obra más “excelsa” y contraatacan con el consabido sainete de que “claro, eres demasiado obtuso para saber cuando alguien escribe en broma, nadie puede atacar tus ideas conservadoras sin que pueda soltar un chiste y blablablá. Pues para tu información Russell es el creador del atomismo lógico y el escritor de los Principia Matemática y otro blablablá”.

Sobre la ingente producción de Russell no me queda más que felicitarlo. Centrémonos, pues, en la separación entre el autor serio y popular, los dos Russells.

Esta separación en dos Russells es unánime en toda la bibliografía, la de sus fanáticos y la de sus aborrecedores. Como cualquier unanimidad, ésta se me hace altamente sospechosa. Las sospechas se confirman ampliamente cuando nos acercamos al autor sin perjuicios (¡al fin sirvieron para algo esos malditos diez libracos!). Efectivamente la obra de Russell es un Frankenstein esquizofrénico más bien que un compendio de obras técnicas y populares. Es un Frankenstein porque mezcla filosofías incompatibles sin ningún pudor como el atomismo lógico, el realismo ingenuo, el positivismo cientifista, el progresismo de pandereta y el ateismo fecal (el mecagoendios, para entendernos). El Frankenstein es esquizofrénico en el sentido de que cambia de opinión cada tres párrafos. En este sentido Russell es un auténtico hijo de su Hume; “¿Recuerdan lo que escribí hace tres párrafos? Pues que creen, pensándolo mejor ya cambié de opinión, claro está hasta dentro de otros tres párrafos”. Quién duda que el espíritu dubitativo de Russell sea una de sus claves de éxito como autor. ¡En este aspecto, hasta yo me identifico completamente con él!

Ya se ha caracterizado la obra de Russell como un Frankenstein esquizofrénico. Esta caracterización siempre me ha parecido molesta en extremo. Digo, una postulación del cosmos como atomismo lógico debería llevar necesariamente a un idealismo trascendental de carácter meta-lógico, y en cambio Russell se decanta ¡por un realismo ingenuo! ¡Tantas alforjas para un viaje tan corto! Además, la defensa de Russell del realismo ingenuo es la constante de toda su carrera como filósofo populachero.

Ahora viene mi teoría sobre todo este desaguisado filosófico. El Frankenstein esquizofrénico no tiene lugar como tal en el logos, a pesar de las grandes aportaciones de Russell, matemáticas y estrictamente lógicas -excluyo su atomismo lógico-. Si alguien tan inteligente y astuto como Russell creó ese monstruo y no fue por motivos filosóficos entonces lo hizo por otros motivos. Y yo creo que fueron motivos económicos. El propio Russell hablaba de sus libros populares como sus “máquinas de hacer dinero”. De hecho, a principios del siglo XX inicia el fenómeno de los superventas filosóficos y su gran exponente, El Capital de Karl Marx. Recordemos que El Capital es el segundo libro más vendido de la Historia después de la Biblia, y como Jesucristo nunca ha cobrado derechos de autor, esto convierte a Marx (y herederos) en el autor que ha cobrado más por un libro ¡Nada mal para el fundador del comunismo! ¡Muérete de envidia, Harry Potter!

No es difícil de imaginar que un Russell ávido de flujo de efectivo copiase la fórmula de Marx. Ésta no es más que la del ateismo fecal (el mentado mecagoendios). A diferencia de otros ateos fecales, Proudhon, Bakunin… Marx creó un ateismo fecal justificado. Dios es el instrumento de los capitalistas para quedarse con la plusvalía de los pobrecitos obreros, por lo cual se justifica la defecación divina.

Russell tomó buena nota y creó su propio sistema sofisticado de ateismo fecal. Las conferencias y ensayos tipo Por Qué No Soy Cristiano llenaban sus bolsillos, pero no le daban prestigio debido a su estupidez patente que le ayudaba a conectar con la chusma. El prestigio y la condición de filósofo los conseguía a través de sus libros más técnicos. Empero, necesitaba que los libros técnicos siguiesen el modelo del ateismo fecal. Y así nació el Frankenstein esquizofrénico. Con la excusa de atacar a Hegel (no son necesarias las excusas para atacar a ese pelmazo vendido) Russell crea el atomismo lógico. Pero el ataque va realmente contra Dios. En el atomismo lógico no hay espacio para Dios. ¿Efectivamente, dónde está Dios en frases del tipo “me estoy rascando las narices”? Pero, mucho ojo, el atomismo lógico no es una forma de entender al mundo, no, ¡es el Mundo mismo! Es por esto que Russell es realista ingenuo. Aquí vemos la prestidigitación. Con el atomismo lógico se mete al Dios conejo en la chistera, y con el realismo ingenuo ¡el Dios conejo desaparece! ¡La lógica interna no importa, nada más el resultado!

Desde esta atalaya es fácil interpretar TODA la obra de Russell. Mira que esta feo el Frankestein, pero ¡Cuánto dinero genera!

Al igual que Russell siguió los pasos de su maestro Marx, ha habido miríadas de “intelectuales buenistas al servicio de la gente”, todos ateos fecales, que han seguido los pasos de Russell, con excelentes resultados económicos y patéticos resultados de pensamiento. Es por eso que Russell es el santo patrón de todos los maneflas, cantamañanas, cabestros, cuentacuentos y mangarrianes. Y por eso mismo a la gente de bien nos cae tan mal.

por Gerard Pairó
martes 28 de agosto de 2007

Para hacer nuestras ideas claras (Charles Sanders Peirce); notas

March 1, 2008

Nada nuevo puede aprenderse de analizar definiciones.

La única función del pensamiento es producir hábitos de acción.

Creencia:
Es algo de lo que estamos conscientes,
Apacigua la irritación de la duda,
Establece en nuestra naturaleza una regla de acción (un hábito),
Como calma el malestar que produce la duda, el cual es el motivo del pensamiento, entonces causa un relajamiento momentáneo del pensamiento cuando la creencia es alcanzada. Pero como la creencia es una regla de acción, producirá más dudas, más pensamientos, así que es un lugar de descanso y al mismo tiempo es un lugar de inicio para el pensamiento siguiente (Pierce lo llama pensamiento en descanso, aunque el pensamiento sea esencialmente acción).

La esencia de una creencia es el establecer un hábito.

Para revelar el significado de un pensamiento, simplemente deberemos determinar los hábitos que éste produce, una cosa significa simplemente los hábitos que ésta causa.

Cada propósito de acción está encaminado a producir algún resultado perceptible.

Considérese qué efecto real pudiera tener un concepto, nuestra concepción de tales efectos es la totalidad de la concepción del objeto.

Ante una acción pasada, el preguntarse ¿qué hubiese sucedido si se hubiera actuado de distinta forma? Tal pregunta se contesta no preguntándose sobre los hechos, sino solamente reordenándolos.

Si sabemos cuáles son los efectos de algo, conocemos toda implicación en afirmar que tal cosa existe, y no hay nada más que saber.

Diferencia entre realidad y ficción:
Lo real es aquello cuyos caracteres son independientes de lo que cualquiera pueda pensar que son.
El único efecto que pueden tener las cosas reales es el causar creencia.

Cuidado con permitir:
Que la lealtad hacia una idea reemplace la búsqueda de su veracidad,
El contentarse con encaminar nuestras opiniones usando un método, que llevaría a otros hombres a resultados diferentes, es traicionar una endeble concepción de lo que es la verdad.

Una sucesión de investigaciones provoca que una fuerza, ajena a varias posiciones encontradas, las arrastre fuera de ellas mismas hacia una sola y misma conclusión, la cual es una opinión predestinada a ser aceptada por todos los investigadores; a tal conclusión la llamamos verdad y su objeto representado es lo que denominamos como real.

La realidad es independiente de lo que el hombre pueda pensar de ella.

No hay un camino real para la lógica, las ideas realmente valiosas se pueden alcanzar sólo pagando el precio de una atención cuidadosa.

GRUPO DE ESTUDIOS PEIRCEANOS

Charles S. Peirce (1878), CÓMO ESCLARECER NUESTRAS IDEAS

Traducción castellana .doc y notas de José Vericat (1988).

Xotlatzin >< :>

Jueves 18 de Octubre de 2007; 23:44 hrs

Elegir familia (Séneca)

March 1, 2008

Séneca, en su libro “Sobre la brevedad de la vida”, en el capítulo XVI nos recuerda que no tuvimos la oportunidad de elegir a nuestros padres biológicos, y que nos fueron asignados a la suerte.

Sin embargo se nos permite nacer a nuestro capricho, lo que interpreto como que algunos pueden escoger el no nacer.

Lucio Anneo nos señala también que hay numerosas familias de abolengo intelectual extraordinario;

-¡Elije para ti aquella en la que quieres ser admitido!

Nos invita.

Así que yo puedo decidir el convertirme en el miembro más joven de la familia de los Aristófanes, de los Itzcoatl o de los Vasconcelos.

Como lo dijo otro ilustre Ibérico, Ortega y Gasset, el individuo debe escoger pertenecer, y ésa decisión debe ser consecuencia de una necesidad y no de un deseo, así pues déjame preguntarte. ¿Tú necesitas escoger a tu familia, has decidido nacer?

Xotlatzin >< :>

Viernes 21 de septiembre de 2007; 10:23 hrs.