Archive for the ‘neyolnonotzaliztli’ Category

Henry George Ward

May 13, 2008

México en 1827 visto por Ward.

“Viajeros”, “Expediciones científicas”, “Gambusinos”…Todos quieren conocer las potencialidades de México apenas Hidalgo ha dado el grito de independencia frente a Francia, y que en seguida se dirigirá contra España. Se tenía horror por el curso que había llevado la Revolución Francesa y de plano ya no se toleraba a los “gachupines”. Humboldt de Alemania y Poinsett de Estados Unidos son los primeros en llegar. El primero mide la altura de las montañas, estudia las minas y se mueve en el ambiente de los hombres de la ciencia. El otro es un simple viajero (después regresará a México como Plenipotenciario y primer Embajador de su país) que observa a la sociedad, el estado en que se encuentran los caminos, establece logias para los intelectuales mexicanos y se mezcla con los militares.

Son los Lawrence de Arabia que envían a sus respectivos gobiernos informes puntuales de lo que hay en el subsuelo y en la superficie del país. Tras estos ilustres hombres llegarán a Veracruz los ejércitos invasores… Después de tres siglos de un control absoluto de la libertad de expresión, por parte de España, los mexicanos les abren sus brazos y dan la bienvenida sin pensarlo dos segundos.

Procedentes de países anglos, los nuevos visitantes incluían siempre, como requisito para decidirse a invertir en México, el tema de la libertad de cultos. Les interesaba introducir el cristianismo liberal en un ambiente cristiano romano (Igual harían en Japón en 1945 y en Irak en 2003). Casi todos los insurgentes eran católicos, y abundaban los caudillos – sacerdotes, pero necesitaban dinero para reconstruir minas y presas…

En este panorama social mexicano también llega Henry George Ward, Encargado de Negocios de su Majestad de Inglaterra, a las costas de Veracruz. Los caudillos mexicanos del momento también lo esperan con los brazos abiertos. Necesitan reconocimiento político y esperan que invierta su capital. Los caudillos tienen tan sólo una década en la lucha y se revelan, a pesar de eso, como experimentados negociadores. Empero, los otros, los extranjeros, tienen mil años de experiencia…

Más esos viajeros eran tan preparados académicamente que, sin excepción, dejaron trabajos de “observación” que a la postre resultarían verdaderas joyas de la “literatura de viajes” enfocados a los más diversos aspectos que eran de su interés tales como la minería, política, historia, arqueología (cuando en México ni se soñaba que existiera esta ciencia de la antropología), sociología, economía, potencialidades geográficas como selvas, ríos…

Ward observa que, con una patente falta de visión, los insurgentes habían destruido las presas de las que se alimentaban las extensas tierras de las haciendas de los españoles. Cuando cesó la contienda los insurgentes se encontraban dueños de una tierra yerma y sin dinero para reparar esas presas. Lo mismo sucedió con las ricas minas. El gran Tiro General de la mina la Valenciana de Guanajuato ya había costado a los españoles un millón de dólares en 1801. Y se siguió invirtiendo en ella durante años. En 1810 las tropas de Hidalgo la inutilizaron y en 1818 fue destruida por los seguidores de Mina. Después se necesitó concesionar este importante lugar a la Anglo Mexicana Association para que volviera a producir.

Al cerrar una mina se caía la economía de la región. Los labradores, artesanos, pequeños ganaderos o pastores dependían en mucho del poder adquisitivo de los obreros mineros. La historia oficial nos ha impedido realizar un trabajo más a fondo y ver en realidad para quienes trabajaban, consciente o inconscientemente, algunos de estos caudillos. Con el argumento de quebrar la economía de los españoles acababan con lo que sería el patrimonio de los mexicanos. Individuos que de pronto aparecían en nuestras costas al frente de un grupo de rebeldes armados y pertrechados, “con dinero de sus propios bolsillos”, y al grito de ¡Viva la Independencia de México!, quemaban sus ricas tierras de café, destruían sus fabulosas minas y volaban las grandes presas!…

Otra de las observaciones que hace Ward es que fue desde los lejanos tiempos de la colonia, y durante prácticamente los tres siglos que ésta duró, que nuestra ecología sufrió un grave daño. Lo que les interesaba sobre todo a los españoles, desde los días de la conquista, era la extracción de la plata. Para tal actividad se necesitaban enormes cantidades de madera que satisfacían cortando árboles de todos esos bosques de la amplia franja norte de Pachuca, como es Tulancingo, Chico hasta Zimapan, en los que se encuentran ubicados los macizos montañosos de importancia alpina de los Frailes, las Monjas, las Ventanas, Peñas Cargadas…. Y más allá los bosques de Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas…

Ward insiste que la guerra de independencia trajo la casi destrucción de la exitosa industria de la minería en México. Pero dada la tecnología y el capital, que era necesario para volver a echarlos a andar, estos no se encontraron a la mano y los mexicanos, ya independientes, tampoco pudieron beneficiarse de las minas, ahora suyas. Muy relativamente suyas: “En 1826 estaban establecidas allí (en la región de Temascaltepec) cinco compañías, dos inglesas, dos americanas y una alemana; no había una sola mina explotada por alguna compañía mexicana a pesar de que el señor Septión, del tribunal de Minería, es propietario de una, San Francisco de Paula, para la cual todavía está buscando quién le proporcione avío” (Ward, “México en 1827”, Fondo de Cultura Económica).

La prosa de Ward, elegante, sencilla y culta, descubre una educación de las mejores universidades europeas de su tiempo. Aun en pleno siglo veintiuno es agradable leerlo. Sobre todo si recordamos que a la sazón, en el diecinueve, algunos de los mejores escritores mexicanos se esforzaban por llenar sus escritos de citas en latín y un español muy rebuscado. Ward mezcla, con cuidadosa dosificación, el dato exacto y la sabrosa anécdota.

Podemos imaginar una pequeña expedición inglesa que atraviesa el bárbaro y muy pobre territorio mexicano, carente de caminos para carruajes. Sólo senderos para animales de carga, llevando consigo tiendas de campaña, camas de latón y sirvientes. Además un surtido vestuario para cambiarse de ropa a la hora de tomar el té, lo que hacen en pleno campo abierto o entre la agreste montaña. Evita describir el absurdo de cómo hacían sus necesidades fisiológicas en un país donde no se conocían los elegantes “retretes” de Inglaterra.

Sobre todo es muy cuidadoso en sus expresiones que escribe de las gentes, los lugares y costumbres de México. Al final, como a Lawrence de Arabia le pasó con las arenas del Cercano Oriente, parece que Ward fue conquistado por México. Llegó a tomar, con agrado, pulque y pidió al conde de Regla que le llevara a bautizar a una de sus hijas… No obstante, después de eso, un día aparecerían los buques de guerra ingleses frente a las costas de Veracruz…

Ward, H. G., 1985, México en 1827: Lecturas Mexicanas, v. 73: Ciudad de México, Secretaría de Educación Pública, 205 p.

Escrito enviado por Armando Altamira Gallardo.

Advertisements

El Sexto Sol

May 10, 2008

.
Mexicanos, propongo arrebatar a nuestros dioses de la custodia asfixiante de los antropólogos, saquémoslos de los museos y de los libros, traigámoslos de vuelta a sus nichos en nuestras vidas, démosles el sitio de honor en nuestras casas, escribámosles poesías, cuentos, rescatemos sus leyendas hasta que se transmuten en hechos reales, visitémoslos, ¡sabemos dónde están sus moradas! identifiquémonos, entablemos un diálogo interno hasta que nos hablen, hasta que nos guíen, hasta que nos hagan el favor de hacernos reflorecer en otra primavera. Exijamos, pidamos, actuemos.

Imaginemos que tienen aun encomiendas que darnos, ¡tal vez es cierto! prestemos oídos agudos a susurros divinos, los Dioses Mexicanos necesitan ser alimentados con líquidos raros y preciosos, siempre ha sido muy refinado su gusto, quieren torrentes de pensamientos, de filosofías, de cantos, de voluntades, de movimiento.

El hombre del Anáhuac fue escogido por los dioses aztecas para asegurar que el Universo mantenga su equilibrio, que marche como es debido, que el caos se mantenga a raya y que el movimiento no cese. ¡Los dioses han despertado y están sedientos, cumplamos con nuestro destino! Si es preciso reinventémoslos, convoquemos a la creación de la cosmogonía del sexto sol, Teotihuacán está listo, somos el pueblo que tiene el lugar en donde los hombres se han hecho dioses. ¡Usemos ese espacio divino!

“Ometéotl, el Dios Nahua de la dualidad, fue considerado como el primer creador nacido andrógino (sintetiza los principios femeninos y masculinos). En la página 61v del Códice Borgia, Ometéotl es representado como un guerrero vestido con una falda y otros ornamentos femeninos, pariendo a un niño simbolizado por una cuenta de jade”.

León-Portilla, M., 2002, Myths of origin in Mesoamerica: Arqueología mexicana v. 10, p. 79-80.

Xotlatzin > sábado 10 de mayo de 2008; 10:51 hrs.

Emerson, literato y filósofo

May 6, 2008

El comentario de Vadinho en la entrada anterior (pegado abajo) descongestionó mis intenciones de empezar a publicar sobre Ralph Waldo Emerson.

“a esto nos referíamos anarkish y yo, hoy en pirrón y ayer en xotla, respectivamente. no recuerdo el año pero, ¿el plan para que méxico fuera despojado del 51% de su territorio, no fue firmado un 13 de mayo? de ahí también la cita a emerson… tal vez, la mente más brillante estadounidense, quien comenzara por estar en contra de la guerra, especialmente contra méxico, para luego sucumbir en esa tristemente célebre frase.
si sirve de algo, quiero decirle que a ustedes se los quiere, respeta y admira por sobradas razones, mientras que a “ellos” el mundo cada día se le achica más. un abrazo sudaca.” Vadinho.

Foto tomada de la página: Complete Works of Ralph Waldo Emerson.

Emerson, literato y filósofo

Tengo un amigo que estudia el posgrado en filosofía en una Universidad de Texas, cuando le pregunté sobre Emerson, el pensador norteamericano más visionario que ha dado nuestro vecino distante (USA), mi amigo enrojeció de pena y dijo: – ¡A Emerson lo tuve que aprender a título personal, lo han quitado del plan de estudios! -Confesó con bochorno.

No es de extrañarse, el 23 de abril de 1838, ocho años antes de la declaración de guerra de los Estados Unidos de Norte América a los Estados Unidos Mexicanos, Emerson escribió una carta de protesta al Presidente de los Estados Unidos Martín van Buren contra la expulsión de los indios Cherokee del Estado de Georgia, en la cual le preguntaba: -¿Es capaz de robar o de matar el gobierno norteamericano? Y cerró su carta con una advertencia: “Por muy débil que sea la víctima y poderoso el opresor, el orden natural de las cosas hace que el golpe repercuta en el agresor”.

En compañía de otros ciudadanos de Nueva Inglaterra, Emerson había censurado la anexión de Texas, la Ley Fuga de Esclavos, el trato dado a John Brown y la esclavitud como institución.

En carta dirigida a Tomás Carlyle, fechada el 13 de septiembre de 1837 y firmada en Concord, Massachusetts, Estados Unidos, Emerson dice: “-Hay en este país tan pocos eruditos, que se necesita recurrir a los servicios de toda persona estudiosa para que ponga cuanto esté de su parte a favor de la circulación del pensamiento, a fin de ofrecer un contrapeso al poder del dinero, y brindar todo el alimento intelectual que pueda a nuestra hambrienta juventud”.

Emerson sigue vigente, la juventud en este mundo sigue hambrienta de conocimientos, mi amigo el estudiante norteamericano sació su sed a pesar del “olvido” en su universidad por incluir al pensador de Boston. Norteamericanos como ellos dos, uno pensador, el otro estudiante ávido de saber, bañan de esperanza a este mundo.

Las naciones deben aprender de sus errores, las cicatrices sirven sólo para recordarnos el camino equivocado, pero la nobleza humana debe ser más fuerte que el odio y que la sed de venganzas. Fortalezcamos lo mejor de los norteamericanos porque allí está el antídoto contara lo peor de ellos mismos. ¡Leamos a Emerson, a Thoreau! recordemos su frase que enunciaba de todo corazón: “La virtud es asunto del Universo”. Yo le creo.

Libro de apoyo: Emerson, literato y filósofo; selección de sus obras: México, D. F., Editorial Limusa-Wiley, S. A., 639 p. Compilación e introducción por Mark van Doren.

Xotlatzin >
lunes 5 de mayo de 2008; 21:06 hrs.

Cinco de mayo ¿en la Casa Blanca?

May 2, 2008

.

¿A alguien se le hace sospechoso el que se celebre el cinco de mayo en la Casa Blanca, Washington D.C., U. S. A?

Últimas palabras de Miguel Gregorio de la Luz Atenógenes Miramón y Tarelo antes de morir el 19 de junio de 1867, en el Cerro de las Campanas en Querétaro:
“Muero inocente de ese crimen, y perdono a sus autores, esperando que Dios me perdone, y que mis compatriotas aparten tan fea mancha de mis hijos, haciéndome justicia. ¡Viva México!”



Xoatlatzin >
Viernes 2 de mayo de 2008; 16:10 hrs.

Ralph Waldo Emerson: CONFÍA EN TÍ MISMO

May 1, 2008

Un hombre se queda tranquilo y contento cuando ha puesto el corazón en su obra y ha hecho todo lo posible que ha podido.

R. W. Emerson en CONFÍA EN TÍ MISMO (1907).

A man is relieved and gay when he has put his heart into his work and done his best.

R. W. Emerson in SELF-RELIANCE (1907).

Ilusiones 1.0

April 28, 2008

La tarde era un poco más cálida que fresca, agradable y ventilada; ante nosotros una avenida limpia se engalanaba con sus palmeras altas, delgadas y artísticamente podadas. La gente educada completaba su plenitud vistiendo ropas cómodas de domingo mientras leía algún periódico disponible, acariciaba a sus perros recién bañados o alargaban algún chisme inofensivo.

Las mesas exteriores del café Starbucks con sus parasoles verdes y sus empleadas rubias, un poco más amables de lo normal, garantizaban ser el complemento perfecto de un lugar privilegiado en una tarde tan común como excepcional.

Le di el sorbo inicial a mi segunda taza de café negro sin azúcar; siempre mi segunda bebida es la que más disfruto, supongo que el P.H. de mi boca se ha equilibrado con la solución que está siendo ingerida, también los aromas han alcanzado una estabilidad a la que puedo calificar de clímax (ya no me son indiferentes y no me han alcanzado a empalagar), el cuerpo se relaja agradecido y para entonces uno ya encontró el lugar ideal alejado de las voces chillonas o de las lociones impertinentes.

A nuestras espaldas se oía una voz de hombre maduro de ocurrencias finas, sus comentarios nos arrancaban risas aún sin saber sus contextos. -¡Es el tipo de conversación amena que se disfruta en un café! -Dije. Mi compañera aventó una risa que dejó un suave eco en la memoria.

Todo en esa tarde fue perfecto, nos conformamos con disfrutarlo sin dejar entrar en nuestra atmósfera ningún tipo de análisis demasiado cuidadoso de nuestros placeres, como lo recomienda Emerson.

Ya pasado el momento, ya a salvo, ya intocable e inmutable por la reflexión, me sorprende lo profundo que puede ser la felicidad de las cosas superficiales.

Xotlatzin >< :.

domingo 28 de abril de 2008; 23:17 hrs.

.. hemos de conformarnos con disfrutar sin someter a un análisis demasiado cuidadoso aquello que nos ocasiona placer” Emerson (1946).

Emerson, W., 1967, Ilusiones, en M. Van-Doren, ed., Emerson, literato y filósofo; selección de sus obras: México, D. F., Editorial Limusa-Wiley, S. A., p. 235-247. Traducción de la obra original: The portable Enmerson, 1946, por The Viking Press, Inc., New York.

La piel de zapa

April 23, 2008

En esta novela Balzac trata el tema de la libertad. De la libertad y de otras cuestiones como el dinero, el poder, la salud, el matrimonio… Hay que trabajar duro para conseguirlos. Pero, luego, ¿cómo gastarlos? Se lucha para conquistar todo eso, y disfrutarlos, no para encerrarlos en un baúl. “No se enciende una candela para esconderla debajo de la mesa” dice la Biblia para damos a entender que la luz tiene el fin de iluminar no de permanecer escondida. En realidad el tema de esta novela célebre de Honorato de Balzac no es tanto cómo conseguir las cosas, sino cómo se utilizan una vez que se tienen. Y muchas veces, a eso que con tantos anhelos y esfuerzos se consiguió, se le da el más inútil y tonto, cuando no el más errado, de los empleos. Un preso puede soñar, cada minuto, con el día que vuelva a ser libre, y una semana más tarde estará de regreso en su celda. La ciencia libera a la humanidad, pero también desaparece ciudades, con todo y habitantes, como sucedió en Japón. El dinero puede llevar la felicidad a propios y extraños, pero preferimos darle un enfoque utilitario…

En todo caso La Piel de Zapa es la metáfora que observa cómo, de tenerlo todo, a partir de ahí, se va gastando, o reduciendo, por el uso, bueno o malo, correcto o no. Como el humano en el día que nace tiene una vida por delante, a partir de ese día su existencia se ira aproximando a su fin… O un ejemplo menos pesado y de una realidad más inmediata y cercana a nosotros: el cheque de la quincena, después de salir del banco en el que lo cambiamos, empezara a gastarse, día con día, minuto tras minuto, inexorablemente.

El guión de esta novela es sencillo pero abunda en consideraciones de toda índole. Ese es el estilo de Balzac. Poco dialogo y mucha reflexión. No hay que olvidar que en Papa Goriot hay un personaje que va a cruzar la calle. De cuando esta persona está en una banqueta, para cuando llega a la otra acera, ya han pasado veinte hojas de texto. Escritor, francés, del siglo diecinueve (nació en 1799 y murió en 1850), tiene una fecunda imaginación, una minuciosa observación de las cosas y de la conducta de los humanos.

Rafael Valentín es el personaje, joven, que quiere ser famoso entre los hombres de ciencia y a la vez gustar la vida en su vertiente hedonista. Pobre de recursos, se encierra durante tres años escribiendo sobre algo que esta seguro que lo hará celebre. Un amigo de farra de otros tiempos lo introduce en un ambiente de lujo de la alta sociedad. Como también anhela ser rico, pretende a Fedora, una condesa que se las sabe de todas todas para esquilmar incautos.

Desesperado, Rafael decide llevar a cabo el recurso romántico, muy en boga en la sociedad europea: suicidarse. Va al puente y, una vez que ha escogido el sitio desde donde se habrá de echar de cabeza al Sena, se retira con la idea de volver. Es temprano, el sol esta en lo alto y el momento no llena la atmósfera apropiada para morir. En tanto se hace de noche se mete a un bazar. Sobra decir que, haciendo reflexiones de los objetos que va observando, le da una repasada a histories, civilizaciones y personajes sin fin. Conoce al dueño del bazar, un personaje que, podemos decir, es el mismo Diablo. Este le sugiere que compre una piel curiosa, que viene siendo de una especie de cuero de burro, propio de los países árabes. Tiene la singularidad de satisfacer, a quien sea su dueño, cuantas cosas quiera. Pero a cada deseo la piel se contraerá. Cada vez más chica. Llegada al limite, el poseedor morirá y se ira al infierno… Rafael no cree, pero la compra.

En el principio la tiene como una simple curiosidad. Sólo que a la salida misma del bazar, cuando se dirige al puente desde el que se va a echar de cabeza, las cosas empiezan a irle de maravilla. Pronto va a ser inmensamente rico, famoso y va a tener cuantas cosas y mujeres quiera. Y aquí es donde, apenas a los veintisiete años de edad, se da cuenta, un día, que ha quemado su vida. Hará todo lo posible para ya no experimentar ningún deseo y así evitar una nueva contracción de la piel. Pero es inútil. La vida hay que vivirla aunque no se quiera. Es un proceso irreversible. Muy bien puede decidir no levantarse ese día y parársela sedado bajo las cobijas, inconsciente, pero el hecho es que ya decidió cómo vivir ese día ; y cuenta en el conteo regresivo. Despierto o dormido, lucido o narcotizado, hay que seguir con el nuevo día. ¡El infaltable nuevo día! Y ya el propósito de no levantarse es un deseo y esto va a provocar un nuevo achicamiento de la piel de zapa. La vida lo va llevando de modo tal, que él, con poder disponer a su antojo, debe seguir el curso de los acontecimientos. Para salir airoso de ellos, tiene que experimentar otro deseo. Así hasta el fin.

Balzac no recurre al expediente Salvador que utiliza Goethe en su Fausto. O como en la Leyenda del Holandés Errante. En estos casos un amor inocente y apasionado, hasta el mismo sacrificio, salva al que está destinado al infierno. Aquí también existe ese amor, pero al final Rafael no puede evitar, por más que haga para cambiarlo, el destine que él acepto con tal de tenerlo todo en abundancia. Igual que Oscar Wilde hará con su Dorian Grey, que lo presenta todo consumido físicamente y con un aspecto de lo mas horrible, y al final ¡crack! Así hace Balzac con su personaje. Increíblemente rico, Rafael tuvo que descubrir que “para los enfermos, el mundo comienza en la cabecera, y acaba en los pies de su lecho”. Y una frase de Balzac, bien pudo servir de epitafio en la tumba del personaje central de la novela: ” El poder nos deja tal como somos…Rafael pudo hacerlo todo y no hizo nada”.

Altamira Gallardo, A., 2002, Balzac, en A. Altamira Gallardo, ed., Cinco escritores y un pintor, v. 66: Ciudad de México, México, Cuaderno de Comunicación Sindical de la Secretaría de Prensa y Propaganda del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), p. 3-6.

Búsquedas

April 18, 2008

(Al Ing. Alejandro Cadaval) ¡Dondequiera que estés!

El libro que marcó mi adolescencia fue Siddhartha, de Hermann Hesse, me identifiqué con la búsqueda obsesiva y el ascetismo del personaje, incluso llegue a ayunar 24 días seguidos en los que sólo bebí agua, kaliolite (una sal de potasio indispensable para garantizar el funcionamiento neurológico) y un poco de miel, la cual era un festín. Por esa época me enteré de que el azúcar era una droga muy potente en la edad media, tan fuerte como la actual cocaína, si quieres verificarlo te invito a ayunar cuatro días y después meterte una cucharadita de azúcar refinada, ¡ahí me cuentas el pasón!

Cursé una materia que se llamó Recursos y Necesidades de México, el Ingeniero Alejandro Cadaval calificaba de acuerdo con el número de días que se habían aguantado en completo ayuno, era bien fácil descubrir si alguien mentía porque las manos se mantienen frías después del tercer día en que no se ha comido, así que el saludo de mano al inicio de la clase era obligatorio, nuestro profe decía que también se notaba lo cristalino de la mirada, vista diamantina del ayunante, como la de los niños, decía. El maestro nos aseguraba que un ayuno podía curar el cáncer. ¡Nadie creyó evidentemente que un ingeniero civil tuviera el remedio al desorden en el crecimiento celular, pero hace unas semanas leí en la revista científica que efectivamente, el ayuno ayudaba a resistir las sesiones de irradiación en los tratamientos oncológicos, Lizzia et al., 2008 ; Alejandro estaría muy contento de oír la ratificación parcial de su doctrina. Desafortunadamente nuestro mentor murió hace unos años; yo creo que él está vivo y que fingió su muerte, estoy convencido de que en alguna aldea está casado con una linda jovencita 40 años menor que él ¡Ojala!

Volviendo a lo del libro, todo en él era fascinante, hasta me imagine tener un cuate que se parecía a Govinda, lo único que no me gustó fue el final de la novela. Siddhartha termina, tras una vida de disciplina y búsqueda espiritual, viviendo en una choza a la orilla de un río, moviendo una balsa, ayudando a eventuales viajeros que necesitan pasar de un lado a otro del embalse. Yo no me conformaría con eso, yo quise viajar, conocer el mundo, hablar otras lenguas, ver a través de otros colores y mirarlo todo desde otras perspectivas.

Ahora, 15 años después, entiendo el final del libro de H.H. Yo tenía una choza, la vida fluía apaciblemente junto de ella, tenía todo para gozarla, todo me fue dado como regalo divino, no tenía que moverme, con una excepción: no tenía tranquilidad de espíritu, mi sangre contenía muchos remolinos. Aun no me siento equilibrado, mi vida todavía está fuera de balance, como dirían los Hopis. Ahora anhelo volver a la casa de donde partí.

Hace poco estaba presto a envolver mi colección de filtros y reunirme con los míos, pero me agarró un mareo, una angustia, un presentimiento. -¿Estaré huyendo de otro río, existirá la casa de antaño tan sólo en mi recuerdo, no he aprendido a tener sosiego, no corre un río también aquí, será que mi maestro sigue buscando, de eso se tratará, de buscar y no de encontrar?

Xotlatzin >
jueves 17 de abril de 2008; 23:15 hrs.

Futuro: Cosecha de acciones

April 16, 2008

Reflexiones de la sección 1.1 a 1.3 de C. I. Lewis (1946).

El sufrir o el gozar no sólo es relativo y personal, sino merecido y justo (con sus honrosas excepciones).

Cualquier persona tiene la capacidad de adquirir los conocimientos necesarios para usarlos como elementos de evaluación con el propósito de actuar para influir sobre acontecimientos futuros.

Un ser activo debe anticiparse a las experiencias para provocarlas o anularlas (en medida de lo posible). Si éste tipo de acciones preventivas no se implementan, entonces el individuo pasivo no podrá actuar más allá de sus sentimientos y deberá resignarse a una vida de gozos y de sufrimientos arrojados sobre él por un destino azaroso y caprichoso. Si el individuo no tiene la capacidad de hacerse de tales conocimientos, o si sus conocimientos son ajenos a la realidad, entonces las consecuencias pueden resultar fatales.

Es importante diferenciar entre creencia y saber, ya que la creencia puede ser falsa y por lo tanto ser contraria a la esencia del saber, es decir, a la verdad.

Muchas veces nos sentimos irritados cuando alguien nos cuestiona sobre algo y no podemos dar fácilmente una respuesta correcta, tal situación pone en evidencia ante nosotros mismos la posibilidad de que nuestras decisiones estén sustentadas en premisas inseguras; éstas personas inquisitivas son positivas para nosotros ya que garantizan un control de calidad en la consistencia de los argumentos que usamos frecuentemente para tomar decisiones.

Si logramos neutralizar la reacción de nuestro ego lastimado e ignorar nuestro amor propio caído cuando no sabemos qué responder a algunas preguntas, entonces descubriríamos que a menudo entre más seguros estamos de lo que creemos saber, más trabajo nos cuesta el poder precisar lo que queremos decir y el cómo es que lo sabemos. El saber no es una categoría descriptiva sino normativa: demanda exactitud.

La próxima vez que alguien te pregunte:

1. ¿Cómo lo sabes, en qué se basan tus creencias para que sean verdaderas?

2. ¿Qué quieres decir, cuáles son las evidencias de lo que dices?

Ponte alerta, porque si no puedes contestar a una de estas dos preguntas se entenderá implícitamente (sin necesidad de decirlo) que te has retractado de tus aseveraciones.

No te sientas agredido, reflexiona y piensa que el inquisidor al retarte a dar explicaciones que no sólo sean convincentes, sino exactas y apegadas a la verdad, te hace el favor de afinar tus mecanismos de evaluación para poder planear acciones que de alguna manera repercutirán en tu futuro. Se vale decidir sufrir, ¿por qué no? Lo que es importante es el tener consciencia del desenlace al que nos conducirán nuestras propias acciones.

Hace unos años un vecino, entrado en sus sesentas, caminaba descalzo y en calzoncillos por el estacionamiento de la unidad habitacional en la que vivíamos -¡Ayúdenme por favor! –Gritaba restregándonos su incomodidad por el estado psicológico en qué se encontraba. Mi amigo D. se asomó y dijo tajantemente: – ¡Mira la cosecha de una vida saturada de malas decisiones! Todavía se me erizan los pelos cuando recuerdo esa frase en sincronía con el lamento.

“..es con los actos como respondemos siempre, y también con los actos preguntamos.”
José Saramago en El año de la muerte de Ricardo Reis.

Lewis, C. I., 1971, An analysis of knowledge and evaluation: The Paul Carus Lectures: La Salle, Illinois, Open Court Publishing Co., 568 p.

Xotlatzin >< :>

martes 15 de abril de 2008; ~23:00 hrs.

Choque cultural

April 12, 2008

Fui a un lugar ajeno con costumbres extrañas pero prácticas, me gustaron y las adquirí, las apliqué. La gente se espantó de que su farsa fuera tomada en serio.

Xotlatzin >< :>

viernes 11 de abril de 2008 ~22:00 hrs.