Archive for the ‘machtiliztli’ Category

El Sexto Sol

May 10, 2008

.
Mexicanos, propongo arrebatar a nuestros dioses de la custodia asfixiante de los antropólogos, saquémoslos de los museos y de los libros, traigámoslos de vuelta a sus nichos en nuestras vidas, démosles el sitio de honor en nuestras casas, escribámosles poesías, cuentos, rescatemos sus leyendas hasta que se transmuten en hechos reales, visitémoslos, ¡sabemos dónde están sus moradas! identifiquémonos, entablemos un diálogo interno hasta que nos hablen, hasta que nos guíen, hasta que nos hagan el favor de hacernos reflorecer en otra primavera. Exijamos, pidamos, actuemos.

Imaginemos que tienen aun encomiendas que darnos, ¡tal vez es cierto! prestemos oídos agudos a susurros divinos, los Dioses Mexicanos necesitan ser alimentados con líquidos raros y preciosos, siempre ha sido muy refinado su gusto, quieren torrentes de pensamientos, de filosofías, de cantos, de voluntades, de movimiento.

El hombre del Anáhuac fue escogido por los dioses aztecas para asegurar que el Universo mantenga su equilibrio, que marche como es debido, que el caos se mantenga a raya y que el movimiento no cese. ¡Los dioses han despertado y están sedientos, cumplamos con nuestro destino! Si es preciso reinventémoslos, convoquemos a la creación de la cosmogonía del sexto sol, Teotihuacán está listo, somos el pueblo que tiene el lugar en donde los hombres se han hecho dioses. ¡Usemos ese espacio divino!

“Ometéotl, el Dios Nahua de la dualidad, fue considerado como el primer creador nacido andrógino (sintetiza los principios femeninos y masculinos). En la página 61v del Códice Borgia, Ometéotl es representado como un guerrero vestido con una falda y otros ornamentos femeninos, pariendo a un niño simbolizado por una cuenta de jade”.

León-Portilla, M., 2002, Myths of origin in Mesoamerica: Arqueología mexicana v. 10, p. 79-80.

Xotlatzin > sábado 10 de mayo de 2008; 10:51 hrs.

Hecho en C. U. ¿importa?

March 6, 2008

Me niego a defender institución alguna por el simple hecho de haber estudiado en ella, o al revés, a atacar a otras por no haber sido su alumno, llámese Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Tecnológico Autónomo de México o Instituto Politécnico Nacional; pongo al individuo por encima de cualquier ranking académico ya sea nacional o internacional.

Los que tuvimos la fortuna de asistir a la universidad (la que sea), nos encontramos en algún momento con al menos un compañero talentoso, con al menos otro profesor ejemplar; pero también con desafortunados individuos que no pudieron hacer florecer sus potencialidades.

No, esto no es una cuestión de ponerse la camiseta y los colores, el individuo es lo que es por su capacidad de aprovechar los recursos de los cuales dispone, o de hacérselos llegar si no los tiene; si un funcionario público, con más recursos económicos decide mandar a su hijo a una universidad privada, no demerita ése hecho a la UNAM, el prestigio de la Universidad Nacional Autónoma de México, y de cualquier universidad del mundo, debe evaluarse sólo por su capacidad de facilitar el desarrollo de las aptitudes, de los valores y de la ética que han sido sembrados por sus padres en el estudiante desde antes de su gestación, el prestigio de un centro de enseñanza no está relacionado en absoluto con la cantidad de hijos de diputados que pisen su Campus.

Considero muy estéril y lamentable el discutir la filiación académica de cualquier persona, no podemos negar que hay talentos en la UNAM, en el ITAM, en la U. A. de Chapingo, en el IPN, en todos lados los hay.

Una pregunta mal planteada sería: ¿cuál de todas las universidades mexicanas ha dado más investigadores, más artistas, más técnicos, más hombres y más mujeres a la altura de sus propios tiempos, como diría José Ortega y Gasset? La respuesta es obviamente la UNAM, pero es exactamente lo que se espera de ella por el número tan abrumador de alumnos que recibe; hágase la pregunta al revés, ¿cuál de todas las universidades mexicanas ha dado los peores investigadores, artistas, técnicos, etc.? La respuesta es la misma, la UNAM por las mismas razones.

En la camiseta de cada hombre, más que el nombre de su escuela, para mí está estampado el apellido de su familia, allí, en el hogar, es donde al niño se le forma, se le programa, se le equipa para ser un buen ciudadano y un ser pleno. A las familias son a las que se debería de evaluar como núcleo de formación integral; las universidades transforman sólo si la metamorfosis ya se incubado dentro de la célula social primordial, la calidad universitaria es tan sólo una consecuencia de una causa nacida mucho antes.

Ahora sí, estableciendo tales criterios de valoración, ¿en qué clasificación de mayor a menor quedó nuestra camiseta?

Sólo familias fuertes sostienen sociedades sublimes.

Adjunto la letra de una rola

Reflexos e Reflexões por Paulinho Moska

Diga aí amigo…

Como vai você?

Estou aqui contigo

E Você também me vê

Às vezes sou seu clone

E você é o meu

Não temos o mesmo nome

Mas nossa vida se perdeu

Em encontros e desencontros

Do mesmo sopro

Que atravessa eu e você

Se estou contigo

É porque estás comigo

E nós não podemos nos perder.

Xotlatzin >

jueves 6 de marzo de 2008; 15:46 hrs.

Gimnasia para mente y alma

March 6, 2008

A menudo me sucede que mientras escribo se me van ocurriendo cosas, no es que tenga una visión panorámica “a priori” de lo que quiero decir, es sólo que una idea me lleva a otra, pero cuando pienso sin escribir mis divagaciones se desatan.

Con el primer párrafo de un escrito se propone el tema y sus extensiones se empiezan a presentir, así se fija un punto de referencia que es fácil de verificar releyendo a la vez que se avanza en el escrito, de ser necesario se replantea o se refina el mismo, se borra, se corrige, se añade, estos ciclos nos permiten dirigir al pensamiento en aproximaciones sucesivas hacia un objetivo específico por caminos directos, de esta manera se le va poniendo un cerco a la divagación, o se le tolera de antemano, según sea el propósito, las capacidades y el humor del escritor en turno.

Todas estas ventajas de la palabra escrita sobre la no escrita son posibles por la permanencia de la escritura sobre la volatilidad de la memoria. No dudo que exista algún prodigio que pueda hacer lo mismo mentalmente sin escribir una sola línea, nada es imposible para la mente humana según he oído. De hecho los grandes oradores pertenecen a esa genealogía de genios, pero si se leyera la transcripción de un discurso improvisado, así fuese del mejor orador, sus divagaciones y sus repeticiones saltarían inmediatamente a la vista como nunca lo harían al oído.

He aprendido cuestiones relativamente complicadas aplicando el sencillo truco de la repetición, cualquier maestría es únicamente rutina más un poquito de talento, en general son más apreciados los hombres trabajadores y dedicados que aquellos virtuosos desordenados y perezosos (con sus honrosas excepciones: ¡yo! jajajajajaja).

La rutina de la escritura es una gimnasia para desarrollar el pensamiento ordenado, para ejercitar el análisis, la reflexión, la deducción y la creatividad, potencialidades con las que todo humano hemos nacido.

Repito la receta para alcanzar un cierto grado de confianza en el desarrollo de cualquier disciplina: la rutina, la bendita rutina. El escribir dos páginas al día (~ media hora) arroja la sorprendente cantidad de 730 páginas anuales; los cambios en un individuo que adquiera tales hábitos reflexivos serán evidentes a los ojos de aquellos que no los adquirieron, pero aún más atractivos son los cambios sociales que unos pocos individuos potencialmente pueden producir al contagiar a otros pocos miembros de su entorno.

El escribir también cura la soledad, las depresiones y las neurosis; al escribir uno platica con la única persona que sabe tanto como uno, es decir, con uno mismo; la magia se establece al lograr romperse el silencio, el aislamiento, entonces el ejercicio mental y moral se convierten en una confesión y por lo mismo en una liberación, en una purga de pensamientos que el sistema llamado individuo necesita evacuar. El monologo interno que no tiene una representación en el mundo externo llega a mermar, tarde o temprano, el equilibrio físico y mental del constipado doliente.

Invito entonces a mis lectores, ¿sólo está mi fiel mi mismo?, no importa, te invito entonces a escribir tus dos páginas diarias y a ahorrarte la visita a la iglesia, al psicólogo y a la cantina; bueno, el último sitio se puede discutir “en petit committee”.

Xotlatzin >
miércoles 5 de marzo de 2008; ~22:00 hrs.
fecha maya: 12.19.15.02.08

Sobre el estudiar y el estudiante de José Ortega y Gasset

March 1, 2008

Tenía cinco años hace treinta y tres, cuando oficialmente en el grado de pre-primaria se me dio el título de estudiante. Hasta hace una hora me enorgullecía cuando al llenar mis boletas aduanales marcaba una “x” en la casilla que indica estudios como motivo de mi traslado a un país en el que no nací biológicamente.

Debo confesar que no ha sido poco el dinero que han gastado mi país, mis amigos, mi esposa y mis padres en mi educación, y si agregamos los honorarios que he decidido no ganar, hacen de la suma total una pequeña fortuna sacrificada en aras del estudio, sin contar lo más valioso, el tiempo.

He estado literalmente “años hombre” frente a un número considerable de gente que ha sabido más que yo sobre diversos temas, y que ya sea por vocación o por ética académica se han esforzado generosamente (en diferentes grados) en transmitir conocimientos a sus alumnos accidentales.

He de decir que tengo relativa facilidad para seguir una argumentación compleja, para entender la lógica y los mecanismos por medio de los cuales se llega a las solución de diversos tipos de problemas planteados (triunfo de la genética y de nuestro sistema educativo); pero hace pocos años se apoderó de mi mente una especie de rebeldía contra el magisterio, lo que me ha traído algunos conflictos con mis queridos profesores, pero lo más inquietante es que me ha dejado en una atmósfera de culpabilidad.

Con relativa prontitud me sorprendo hastiado por la obligación de cumplir mandatos de mi comité académico; podría dar varios ejemplos menores como el hacer un cartel que muestre mis progresos; pero mi enojo es sólo evidencia de un dulce daño que puede desencadenar la consecuente liberación de mis pesares.

La latente válvula por la que se pueden escurrir mis descontentos se dibujó tras la lectura de un trabajo de José Ortega y Gasset, español nacido en 1883, década en la cual nació mi abuelo paterno.

Tras su breve pero sustanciosa lectura me di cuenta, casi con horror, de que yo no considero el dejar el proyecto de mi doctorado sin resolver como un fracaso de mi vida, por lo tanto podría prescindir de su solución y consecuentemente es algo que no busco porque no me es vital. Aquí precisamente está mi drama y el fracaso del sistema educativo internacional, no únicamente del mexicano.

Hay un requisito indispensable para adquirir sabiduría de acuerdo con Ortega y Gasset y es la necesidad, no es el deseo lo que lleva propiamente al saber, es la necesidad, es la sed de sabiduría lo que te convierte en crítico y pre juicioso de cómo las cosas han sido explicadas por otros. Cuando no me nace mostrar un cartel es porque sé que el tema de mi proyecto doctoral me ha sido dado, impuesto de alguna forma, es alóctono a mi curiosidad y por lo tanto es imposible de aprender.

Ortega dice que el agravio que se hace a los seres humanos es el colocarlos desde temprana edad en la situación de estudiante, se les obliga a hacer algo falso, a fingir que sienten una necesidad que no sienten, las personas se ven obligadas a interesarse por lo que no les interesa.

El pensador español coincide con el filósofo alemán. Ortega dice que el hombre es propiamente sólo lo que es auténticamente por íntima e inexorable necesidad; Nietzsche dice “Todo lo bueno es instintivo”.

El hacer cualquier cosa no nos hace hombres, sino ser lo que irremediablemente se es.

Cuando el estudiante se ve ante una montaña inmensa de conocimientos acumulados tras siglos del hacer humano que ha alcanzado el saber (conocimientos buscados, no impuestos) es cuando se cumple el triste hacer humano que es el estudiar. Al obligarnos los maestros a tragar el conocimiento, nos introducen en la mente, según Ortega y Gasset, un cuerpo extraño, un repertorio de ideas muertas, inadmisibles, o lo que es lo mismo, inertes, que al no ser espontáneas carecen de autoctonía, son extrañas, inteligibles y por lo tanto irreales. Al no ser asimiladas auténticamente, el hombre queda intacto, inculto, bárbaro.

El requisito para estudiar cualquier ciencia es el que preocupen espontánea y verdaderamente sus cuestiones.

Mal puede nadie entender una respuesta cuando no ha sentido la pregunta a que ella responde”.

Ortega y Gasset me advirtió con tiempo que no bastaba con ser buen estudiante para lograr asimilar la ciencia ya que el problema del estudiar tiene la doble naturaleza de ser necesaria e inútil.

Enseñar, es enseñar la necesidad de una ciencia y no enseñar la ciencia cuya necesidad sea imposible hacer sentir al estudiante.

Aquí está la puerta al final del túnel, si bien no lograré hacer mío el proyecto que sembraron en mi mente (pues nunca será espontánea mi preocupación por sus cuestiones, a lo más serán contagiadas), sí he comprendido la lección.

Mis propios proyectos esperan, mi ansiedad de conocer está viva y mis estudiantes venideros serán advertidos de que el único camino liberador, la única forma de llegar a ser, es necesitar ser; será requisito adicional el que cada quien escoja sus propias rutas con pies ansiosos por caminarlas y con la lectura de Ortega y Gasset como cantimplora.

Sobre el estudiar y el estudiante.doc

Xotlatzin >< :>

Martes 18 de septiembre de 2007; 09:22 hrs.

Sobre las carreras (J. Ortega y Gasset)

March 1, 2008

Hay dos posibilidades por las cuales el hombre siente vocación (Ortega y Gasset, 1934); una de ellas es la vocación de aprender lo ya hecho, una especie de curiosidad irresistible por contemplar (necesidad deliciosa); la segunda posibilidad es la vocación por crear lo inexistente (necesidad angustiosa).

Con este mi breve escrito, sólo confirmo la categoría conformista de Ortega y Gasset, la de ser imitador, la de ser hombre que copia o hace calca de un trabajo ya elaborado; pero eso no está mal para los fines que en lo inmediato persigo, lo importante es tener consciencia de ello.

Ya sea en humanidades, en ciencia, o en el arte de vivir, una posibilidad a escoger será la de marcar el camino y preferir la ruta del descubridor; tal destino puede ser difícil o sencillo, eso depende de la naturaleza y de las capacidades de cada individuo.

Aquí cabe el preguntarse, ¿si hay senderos muy bien delineados, el trazar nuevas rutas no será una locura innecesaria; son quizás esos caminos sólo transitables para hombres con necesidades angustiosas, seres que arriesgan la propia vida con placer, consecuencia delirante de su naturaleza un tanto suicida y aventurera?

El hombre con necesidades deliciosas, ¿hombre común?, necesitará de caminos seguros que serpenteen suavemente por el cálido valle de un campo bajo.

Cuando ambos tipos de hombres se encuentran, se critican por lo absurdo que les parece el otro: cada hombre es producto de su carga genética y de la templanza de su voluntad para revelarse contra su propia herencia, si tal genética le fuese molesta.

Cuando las dos necesidades (la angustiosa y la deliciosa) se baten en duelo dentro de un mismo ser, deberá de ganar forzosamente la necesidad angustiosa, porque una vez que el hombre ha sentido la inquietud, ha perdido también por siempre la felicidad que pudiera colmarlo sin salir de la quietud de los valles, su espíritu se ha vuelto irreversiblemente adicto al aire ligero de las cumbres.

De llagar a perder su batalla interna contra la necesidad deliciosa, el individuo estará condenado a una vida lastimosamente frustrada.

El maestro Ortega y Gasset nos ha advertido que todo hombre debe vivir a la altura de su tiempo, lo cual será motivo de otra pequeña participación de éste agradecido imitador.

Xotlatzin >< :>

Martes 2 de Octubre de 2007; 10:39 hrs.

Técnica de estudio LLSER o L2SER

March 1, 2008


L
ectura rápida. Tú tira millas y encomiéndate al Señor a ver que es lo que pillas.

Lectura lenta. Habiéndote apercibido del tono general del escrito con la lectura rápida buscas las palabras en el (los) diccionario(s) necesarios para hacerte una idea más completa de lo que te están hablando. Según el tiempo que tengas puedes ahondar de las ideas más importantes a las más accesorias, pero ya sabes de qué va el artículo.
Subrayar. Ya has captado las ideas principales. Subráyalas. Dos o tres ideas por página de artículo.
Escribir. Haz un resumen. Si tu resumen no es (mínimo) diez veces inferior al libro (una pagina por diez del libro) tu resumen es un fiasco. Borra las ideas subrayadas menos importantes.
Repasar. Tu resumen debe ser leído una vez al mes. Cuando se acerque el examen hazlo una vez por semana, además dale una lectura cuidadosa el día anterior al gran día.

Con la disponibilidad del internet puedes implementar el W-L-ATPC-OF

Wikipedia. Lo que no sale en Wikipedia no existe (mi objetivo en la vida es salir en Wikipedia para tener carta de existencia).Su contenido puede ser pobre o distorsionado, pero nos da una idea general del tema. Algunos prefieren usar además Google Scholar.

Si veo que el autor se enrolla demasiado lo mando A Tomar Por Culo (ATPC)
OF Otra fuente. Busco las fuentes encontradas en W. A estas sí le aplico el L2SER.

Muchas veces no hay otra fuente (OF) entonces al material hay que hacerle un L2SER masivo.

Nota de Xotlatzin: Estas técnicas puede ser altamente eficientes, por lo que recomiendo precaución en su uso ya que el ego puede inflamarse a niveles catalanes, aunque nunca se han visto casos de complicaciones que desencadenen en crisis de egocentrismo a escalas argentinas, de cualquier forma “CAUTION IS ADVISED”.

por Gerard Pairó
14 de febrero de 2008; 10:16hrs.