La libertad de una ceja

Mirando al techo me toqué las cejas, una se desprendió suplicando que la liberara de mí en seguida; yo intenté darle alturas, la lancé con la esperanza de que un remolino la elevara satisfaciendo su último deseo antes de ser sepultada entre el polvo infestado de ácaros.

Cayó cual pajarito desprovisto de alas, ella de pájaro.

Llegó Metztli cantando y dijo que quería echarse una marometa, yo aplaudí y me desentendí por siempre de lo caprichoso que se puede poner el aire o de las absurdas libertades.

Xotlatzin >< :>

domingo 25 de mayo de 2008; 12:11 hrs.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: