Malcolm Lowry

Acabo de leer un artículo sobre la obra y la vida de Malcolm Lowry (Max, 2007); es impresionante cómo la genialidad y el deterioro humano pueden coexistir en un mismo ser. Malcolm era un maestro del simbolismo literario, pero debido a su alcoholismo, era incapaz de concretar sus propios proyectos.

Margerie, su esposa por 17 años, enfocó lo mejor de sus dotes de escritora a los trabajos de Malcolm; juntos ordenaban, corregían manías de escritura, discutían desenlaces y reescribían los borradores de El volcán “Volcano”, diamante en bruto con el que había llegado el novelista al altar en el año de 1940. Tras seis meses de trabajo intenso lograron un segundo borrador de la obra, provisto de buen ritmo gracias a ella y estructurado con múltiples recubrimientos del simbolismo más puro de Malcolm. El manuscrito era aún imperfecto, cuando el agente del Malcolm, Harold Matson, mandó la nueva versión de El volcán a doce editoriales, ninguna lo aceptó. Lowry se colapsó pero Maregrie a su lado se sobrepuso. Poco después escribieron a Matson aceptando que el manuscrito necesitaba de más trabajo.

Restableció la pareja su rutina creativa para depurar la obra, se engancharon en un diálogo escrito, hablado, prolongado, exhaustivo y cuidadoso, reescribieron muchas oraciones una y otra vez, acompañándolas de decenas de galones de whisky y de cientos de pastillas para dormir a lo largo de casi 4 años; Malcolm escribe “Después de mucho, empezó a percibirse un ruido como de música”. Agonizando el año de 1944 Lowry puso punto final a la novela.

Mientras la pareja revisitaba en México algunas de las localidades en las que se desarrolla la trama, recibieron dos cartas de aceptación para la publicación del trabajo, una oferta era del editor inglés Jonathan Cape y la otra de la editorial norteamericana Reynal & Hitchcock. Nacía así la difusión de una de las novelas más importantes de todos los tiempos, Bajo el volcán, obra que lleva al idioma inglés a rasguñar rincones insospechados del lenguaje.

Margerie nunca alcanzó con sus escritos propios las alturas que visitó con Malcolm, pero él nunca hubiera amalgamado sus atomizadas genialidades sin la participación de ella, la suya fue una cópula de águilas que se olvidaron de la caída libre; su equilibrio era insostenible por mucho tiempo, era anómalo.

Las circunstancias de la muerte de Malcolm son tan difusas como la realidad que él debió percibir tras la ingesta de alcohol, pastillas para dormir, inyecciones de apomorfina y tabletas de vitaminas para contrarrestar la cruda; en una de esas transiciones, la noche del 26 de junio de 1957, a los 47 años, Malcolm dejó de sufrir, pero también de crear, de gritar con frases, de contrarrestar sus infiernos y sus simas a fuerza de destellos literarios.

El genio adormecido de Lowry despertaba en pulsos discretos que zarandeaban al mundo, para sumirse después en los delirios del borracho. Hay poco poético en el alcoholismo.

Margerie, contagiada de cumbres pero también de adicciones, vio estrellarse a su compañero, a su colega, a su cómplice. Hace 51 años que el escritor inglés está debajo de Bajo el volcán, en la región del silencio, en la región de lo negro, como la tumba donde yace su amigo; hace 10 años, a la edad de ochenta y tres, en 1988, ella lo alcanzó al morir en una clínica de Los Angeles, California, llevándose el misterio de haber sido tanto su apoyo como su posible victimaria.

Bajo el volcán, aclamada por la crítica como la última gran novela modernista, es todavía veta rica para los curiosos que intentan desenredar su red de simbolismos.

Malcom vivió con un pié allá, en ese mundo al cual describió como nunca nadie lo ha hecho, el otro pie lo apoyaba temblorosamente en el mundo “real”; Malcolm anotó al margen de uno de sus escritos, refiriéndose a su hijo ¿cántos años tiene Tommy? Averiguar.

Vik Doyen, un académico belga que ha hecho un estudio minucioso sobre los documentos que atestiguan el proceso de elaboración del libro El transbordador de octubre, ha declarado su tristeza al ver tanto desperdicio de posibilidades y de genio.

La palabra escrita acompañó casi todo momento de la vida de Malcom, escribía en los bares, en la alberca, en todos lados y en casi cualquier estado de consciencia; él siempre recomendaba -¡Tomen notas! Aquí dejo las mías del articulo: Max, D. T., December 17, 2007, Day of the dead: The New Yorker, p. 76-85.

Xotlatzin >< :>

domingo 18 de mayo de 2008; 13:22 hrs.

Advertisements

4 Responses to “Malcolm Lowry”

  1. Patalán (el patán catalán) Says:

    Primero de todo ¡Felicidades por la chinampa nueva! (aunque añoro la viejita) ¿Cuales son las ventajas de la nueva respecto a la vieja? (conociéndote debes haber reflexionado mucho el cambio de chinampa).

    Tres reflexiones:

    – Menuda fascinación que tenemos por las vidas destrozadas. He pensado en genios “no-autodestructivos” (Picasso, Dalí…) pero realmente en un 80% o más de los casos necesitamos que nuestros genios tengan un toque bizarro ¿Que nos satisface, la genialidad o la destrucción?

    – Si tuvieses que elegir entre la felicidad y la genialidad ¿que elegirías? Yo lo tengo muy claro, la felicidad, como Aristóteles. La humanidad que se espabile sola, mejor encarguémonos de nuestras vidas.

    – Me mueven a la hilaridad todos esos “artistas” que solo tienen en común con Lowry o con Cortázar el alcohol o la mota ¡Cuidado conmigo, soy artista porque me drogo! ¡Juar juar juar! Reconozco que no estoy muy actualizado ¿Hay algún escritor amuleto que se dedique a la cocaína? ¡Si quieres esnifar mejor dedícate a los guiones de cine o de tele!

    ¿Y cual es la droga oficial de los blogueros, el café?

    ¡Juas juas juas!

    ¡visitenme!

    ¡Nos vemos!

    Postdata:

    Si no haces poesías con tu melosa voz vas a tener abandonadas a tus cibermamacitas (y a tus ciberjotos también) ¡JUA JUA JUA!

    Un abrazo… de machín ¿eh?

    y perdonen por haber destrozado el tono solemne del artículo… soy incorregible, lo siento

    Otra reflexión curiosa; los genios del ámbito anglosajón, germánico y ruso tienen mucha más tendencia a autodestruirse que los latinos. ¿Por qué és la diferencia? ¿El clima, el ámbito cultural, la filosofía…?

  2. Xotlatzin Says:

    Hola Baturrán (el baturro catalán) Jajajjajajja, ¡perdón me ganó la tentación!

    Creo que los genios con vidas tormentosas captan la atención por sus claro-oscuros; cualquier humano común con esas adicciones sucumbiría en la negra fosa de sus bajezas, en cambio ellos eran tan talentosos que su luz escapó aun a pesar de tales adversidades.

    Por supuesto que los talentos no-autodestructivos son el modelo a seguir; nadie en su sano juicio querría internarse en esos infiernos por pura moda, nótese que digo en su sano juicio. Por cierto, no le conocía a Cortázar su lado autodestructivo, bueno el pibe no necesita de contrastes para resaltar.

    No creo que la felicidad y la genialidad sean mutuamente excluyentes, tú eres un ejemplo de mi afirmación.

    Respecto a tu reflexión curiosa se podría escribir al revés: De los genios con tendencias a autodestruirse, el anglosajón, germánico o ruso no sucumbe totalmente, su obra llega a conocerse, de los latinos nada se rescata. ¿Por qué será la diferencia? ¿El clima, el ámbito cultural, la filosofía…?

    En cuanto a la viejita no se ha muerto, cuando gustes dale una vueltas por favor; respecto a las ventajas de la nueva hay varias, pero la mayor es precisamente que es nueva, es decir los recursos son distintos a que tiene blogger, en WordPress parece que tienes más control de cómo hacer las cosas (plugins), como si tuvieras un “clutch” (o embrague como dicen en tu pueblo); queda la sensación como si en blogger manejaras en automático. ¡Pero apenas estoy aprendiendo, ya te contaré sobre la marcha!

    Saludos!

  3. Patalán (el patán catalán) Says:

    Aquí el Baturrán Jotolán de nuevo (jojojo)

    Pues sí, las preguntas que realicé eran un tanto obvias, pero han dado ocasión de resaltar tu insigne sabiduría. (Sí tú eres un pelota barbero pues yo no me quedo atrás).

    Sí tienes razón, el único que se autodestruyó por estética fué Oscar Wilde (si hubiese sabido lo que le pasaría en la carcel de Reading se lo hubiese pensado mil veces).

    Pues lo del Cortazar se ve que lo tomaba levezón (tampoco era chimenea). Mas bien me burlaba de sus imitadores (¡venga, otra “rayuela”!) Jajaja

    Hombre eso que de los latinos nada se rescata pues como que te has pasado siete pueblos ¿no? (Ah, ya caí, es un ataque de genio autodestructivo, no había pillado la referencia).

    Pues espero que aprendas a manejar rápido la nueva chinampa. Aprovecho para pedirte ayuda, me gustaría poner en la columna de la izquierda de mi blog los “comentarios recientes” (que no existen pero igualmente me haría ilusión)..

    ¡Saludos a las cibermamis! ¡ya que Xotla las tiene abandonadas les puedo llevar serenata de tuna! ¡se los juro, fuí tuno!

    ¡Aaaaaaabre el balcooooooón y el corazooooooón mientras te pasa la ronda…!

    Postdata: Sócrates y Jesucristo también fueron autodestructivos estéticos. ¡Vaya shows montaron!

  4. vadinho Says:

    patalán: es verdad que picasso casi no tuvo adicciones, al menos no ilegales. digamos que
    casi no fumaba, y prácticamente, exceptuando la búsqueda de alguna experiencia, casi no “esnifó”. en realidad, sus adicciones eran el alcohol, las mujeres y los toros, además de su arte.

    no respondí acerca de cortázar porque me pareció una ironía de tu parte -cosa que luego comprobé-.

    en mi opinión dalí no fue un genio -a lo sumo un creativo, un buen diseñador gráfico- incluso siendo consumidor de ácidos (lsd, etc) no necesitó de ellos para ser autodestructivo. sus fobias y liviano esnobismo hicieron el trabajo. por eso mismo pienso que, si vamos a “esnifar” y ser autodestructivos, sería preferible al menos ser un genio, antes que un gerentito de alguna multinacional o policía -que entre nostros, también esnifan-.

    por último, por sus características, la marihuana no entra en la categoría de droga.

    sale un abrazo desde buenos aires para dos tierras libertarias, méxico y catalunya.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: