Estupidez revolucionaria contra liberalismo

“El Catalán” nos comparte sus apreciaciones sobre los jóvenes de nacionalidad mexicana que se salpicaron con una bandera muy impregnada de sangre, la de la guerrilla colombiana. ¿Sería curiosidad académica, lealtad a enmascarados, estupidez, alguien sabe?

Nota: Cualquier comentario será contestado por “El Catalán”, autor de esta entrada. Xotlatzin se mantendrá sin tomar partido al respecto, atendiendo al principio de hospitalidad que se le debe a un colaborador invitado.

Estupidez revolucionaria contra liberalismo

Lo que toca hoy es el fallecimiento de unos jóvenes a los cuales se les ha querido proteger haciendo uso de la fortaleza y de la nobleza de la UNAM, muchachos que cayeron víctimas de un ataque colombiano mientras estaban alojados en un campamento guerrillero de las FARC. Ante todo mi más sentido pésame a sus deudos.

Mi pregunta es ¿Qué estaban haciendo esos jóvenes ahí? No voy a pretender insinuar que eran guerrilleros… sobretodo porque sus padres y los sempiternos intelectuales izquierdistas han demostrado ser muy quisquillosos en el plano legal. Lo que esos padres e intelectuales olvidan es que para ser terrorista no es necesario empuñar un arma… con prestar apoyo político y económico es suficiente para calificar. Es por eso que esos mismos intelectuales hablaban del “terrorismo de EEUU” cuando ese país apoyaba a la contra nicaragüense… tampoco esperarán que nos creamos que “estaban estudiando las canciones favoritas de los guerrilleros de las FARC”… para eso existe Internet, por cierto el método que utilizan los terroristas para comunicarse con Hugo Chávez…

Lo que todos coinciden en afirmar es que esos jóvenes eran “luchadores sociales”. Es decir, no les gustaba mucho el capitalismo ni el liberalismo… se pirraban más por grupos de secuestradores, asesinos y narcotraficantes.

¿Y por qué no? Esos jóvenes contaban con muchos apoyos familiares y universitarios… aunque llega una edad en que cada uno es responsable de sus propios actos. Me podría explayar en el “izquierdismo de ciertos sectores de la UNAM” pero no me da la gana. Me interesa más centrarme en el antiliberalismo de la sociedad mexicana en general. El liberalismo no solo tiene enemigos a su izquierda, sino también a su derecha.

Creo que toda la izquierda es por definición antiliberal. Marx utilizó el truco de decir que el capitalista no era el malo, sino que era víctima de su capital. Los mismos marxistas al cabo de pocos años se dejaron de tonterías y empezaron a denominar a los capitalistas como “degenerados burgueses” y a aplicarles la medicina del jarabe de palo con las consecuencias por todos conocidas.

En cuanto a la izquierda no marxista o “moderna” (la de España y Brasil) tiene la manía de meter su mano en el bolsillo de los ricos y no tan ricos y gastarse su lana en tonterías. Eso muchos lo llamamos “síndrome de Robin Hood”. Ellos lo llaman “doctrina de Keynes” o “keynesianismo”. Ojo, yo no digo que meter la manos en el bolsillo de los ricos esté mal… se puede hacer SOLAMENTE en caso de crisis económicas y para reactivar la economía productiva, no para dar “cheques-bebé”. Si la gente tiene buenos trabajos y apartamentos ya tendrán bebés si quieren…

En cuanto a la derecha, puede ser más antiliberal que la izquierda. La Iglesia Católica hace poco ha definido como pecado social “la riqueza extrema”. La propia Iglesia está en pecado, porque es la segunda organización con más bienes inmuebles en el mundo (la primera es Mc Donald’s). Lo que no entiendo es por qué crear nuevos pecados si uno de los dogmas prácticos de la Iglesia es que el “liberalismo es pecado”. Si pensar en hacerse rico es de por sí pecaminoso ya no hace falta rechazar los efectos económicos de tan pernicioso pensamiento. Otros campeones de la derecha no se puede decir que tampoco hayan sido muy liberales… estoy pensando en Franco y sus años de autarquía o su prohibición de que los apartamentos no se pudiesen alquilar por más de dos mil pesetas al mes…

Tenemos pues a una juventud apoyada por amplios sectores de la izquierda y derecha, una juventud que prefiere unirse a bandas terroristas a convertirse en una juventud productiva. El analista Carlos Mota insinuó precisamente eso, que quizás era mejor estudiar una maestría en administración de empresas que unirse a una banda terrorista. Las reacciones furibundas a su artículo no se hicieron esperar, por los propios familiares de los jóvenes y por la Jornada (por cierto, su edición digital está publicada ¡oh, casualidad! en la UNAM).

Uno no puede evitar pensar, empero, que quizás hubiese sido mejor que esos jóvenes tan brillantes intelectualmente -máximas calificaciones, ojo- se hubiesen encargado de sus propios asuntos antes de ir a hacer el burro en una narcoguerrilla especializada en secuestros. Así es como pensaría un liberal como Adam Smith (1723 – 1790). No tengo los suficientes conocimientos para resumir la obra de ese filósofo y economista genial. Solo quiero traer a colación un párrafo de su obra La Riqueza de las Naciones:

No esperamos nuestra cena de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero, sino del cuidado que pongan en sus propios intereses. No apelamos a su humanidad sino a su egoísmo y nunca les hablamos de nuestras necesidades sino de sus beneficios.

¿Estoy insinuando entonces que es mejor que la juventud mexicana sea egoísta a que sea “idealista”? Pues sí, estoy insinuando precisamente eso. No voy a hacer en esta nota apología del liberalismo. Solo pregúntense si quieren llegar a ser un país como Estados Unidos o un país como Cuba. En lo personal nunca he visto a un revolucionario emigrar a Cuba, pero sí he visto a muchos con pantalones gringos de las mejores marcas y con sus IPods. Por cierto, me encanta el chándal Adidas de Fidel Castro. ¿Y a ustedes no?… incluso en las revoluciones más estúpidas asoma el liberalismo.

El Catalán.

domingo 23 de marzo de 2008; 12:54 hrs.

Advertisements

One Response to “Estupidez revolucionaria contra liberalismo”

  1. Cerebro Says:

    Oye amigo. Si lees el artículo yo no critiqué a Carlos Mota por mencionar el hecho de la UNAM, sino por la tremenda ignorancia que demostró en su artículo, deduciendo que el sueño de todo ser humano es trabajar en Procter & Gamble.

    Y si la UNAM quiere hospedar la web de La Jornada, no le veo nada de malo, a mi se me hace mejor que en un país haya diversidad de ideologías (izquierdas, derechas, socialistas, libertarianos).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: