¡Gracias Ché!

Cuando le pregunté, hace muchos años a mi padre: – ¿qué es la poesía? Él tomó un librito azul del tamaño de la palma de su mano, lo había puesto en su librero unos ocho años antes, salimos al pasillo soleado de la casa y me leyó lo siguiente:

ODILON REDON

Mientras se cuelan los días y crece la hierba

y se filtran los ríos

aprende a quedarte quieto.

No corras porque no hay puerta que abrir

ni bosque que atravesar.

No hay espuma dorada para adorno de tu cabeza

ni mantos de luna ni monedas que repartir

ni coronas para los muros de tu casa.

Quédate quieto, aprende a vivir en soledad

y mira bien los tesoros que tienes a tu alcance:

la taza de café oloroso que te llevas a la boca,

tus zapatos para ir a encontrarte con los tres o cuatro

seres que amas, el sol en la ventana, tu salud,

tu soledad, para pensar, para sentir, para realizar

y resolver el acertijo.

Mondragón, Sergio, 1969, El Aprendiz de brujo: México, D. F., Siglo XXI.

¡Comprendí y al instante quedé inoculado!

Mi padre lo sabía.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: