Hecho en C. U. ¿importa?

Me niego a defender institución alguna por el simple hecho de haber estudiado en ella, o al revés, a atacar a otras por no haber sido su alumno, llámese Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto Tecnológico Autónomo de México o Instituto Politécnico Nacional; pongo al individuo por encima de cualquier ranking académico ya sea nacional o internacional.

Los que tuvimos la fortuna de asistir a la universidad (la que sea), nos encontramos en algún momento con al menos un compañero talentoso, con al menos otro profesor ejemplar; pero también con desafortunados individuos que no pudieron hacer florecer sus potencialidades.

No, esto no es una cuestión de ponerse la camiseta y los colores, el individuo es lo que es por su capacidad de aprovechar los recursos de los cuales dispone, o de hacérselos llegar si no los tiene; si un funcionario público, con más recursos económicos decide mandar a su hijo a una universidad privada, no demerita ése hecho a la UNAM, el prestigio de la Universidad Nacional Autónoma de México, y de cualquier universidad del mundo, debe evaluarse sólo por su capacidad de facilitar el desarrollo de las aptitudes, de los valores y de la ética que han sido sembrados por sus padres en el estudiante desde antes de su gestación, el prestigio de un centro de enseñanza no está relacionado en absoluto con la cantidad de hijos de diputados que pisen su Campus.

Considero muy estéril y lamentable el discutir la filiación académica de cualquier persona, no podemos negar que hay talentos en la UNAM, en el ITAM, en la U. A. de Chapingo, en el IPN, en todos lados los hay.

Una pregunta mal planteada sería: ¿cuál de todas las universidades mexicanas ha dado más investigadores, más artistas, más técnicos, más hombres y más mujeres a la altura de sus propios tiempos, como diría José Ortega y Gasset? La respuesta es obviamente la UNAM, pero es exactamente lo que se espera de ella por el número tan abrumador de alumnos que recibe; hágase la pregunta al revés, ¿cuál de todas las universidades mexicanas ha dado los peores investigadores, artistas, técnicos, etc.? La respuesta es la misma, la UNAM por las mismas razones.

En la camiseta de cada hombre, más que el nombre de su escuela, para mí está estampado el apellido de su familia, allí, en el hogar, es donde al niño se le forma, se le programa, se le equipa para ser un buen ciudadano y un ser pleno. A las familias son a las que se debería de evaluar como núcleo de formación integral; las universidades transforman sólo si la metamorfosis ya se incubado dentro de la célula social primordial, la calidad universitaria es tan sólo una consecuencia de una causa nacida mucho antes.

Ahora sí, estableciendo tales criterios de valoración, ¿en qué clasificación de mayor a menor quedó nuestra camiseta?

Sólo familias fuertes sostienen sociedades sublimes.

Adjunto la letra de una rola

Reflexos e Reflexões por Paulinho Moska

Diga aí amigo…

Como vai você?

Estou aqui contigo

E Você também me vê

Às vezes sou seu clone

E você é o meu

Não temos o mesmo nome

Mas nossa vida se perdeu

Em encontros e desencontros

Do mesmo sopro

Que atravessa eu e você

Se estou contigo

É porque estás comigo

E nós não podemos nos perder.

Xotlatzin >

jueves 6 de marzo de 2008; 15:46 hrs.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: